miércoles, 21 de marzo de 2012

Cuando no existia el photoshop "Grete Stern"


Grete Stern, ( Alemania, 1904 - Buenos Aires, Argentina, 1999).
                                                                                                                        Autorretrato
En la década de 1930, trabajó con Ellen Rosenberg y más tarde, tras la llegada de Hitler al poder, tuvo que emigrar debido a su origen judío y su ideología de izquierda. Su destino inicial fue Londres, donde abrió un estudio en 1934, junto a Horacio Coppola, fotógrafo y cineasta argentino con el que había estudiado en la Bauhaus y con quien finalmente se casó; su destino final sería junto a él en Argentina, donde ambos dejaron la mayor parte de su legado fotográfico.
A pesar de haberse separado en 1943, ella se consideraba a sí misma una fotógrafa argentina y en 1958 adoptó esta nacionalidad.
Su casa familiar en Buenos Aires fue un punto de encuentro de intelectuales. Entre las amistades que la frecuentaban estuvieron figuras como Pablo Neruda y Jorge Luis Borges, entre otros. 
Ya divorciada, permaneció en la Argentina. Viajó por este país sudamericano y conoció a la escasa, pero todavía existente población indígena, a la que fotografió y con la que se involucró de modo especial.
Llegó a ser profesora de fotografía en la Universidad de Resistencia en la Provincia del Chaco y se dedicó a los problemas sociales de la comunidad originaria de esa zona.                                                                                                                            
 Sueños                                                                                                                       
Entre 1948 y 1952 realiza fotomontajes semanales para la ilustración de sueños en la sección "El Psicoanálisis le ayudará", de la revista Idilio, esta revista femenina pedía a sus lectoras que les mandaran los relatos de sus sueños y Grete Stern se encargaba de ilustrarlos.
En el ámbito de la fotografía, Los sueños no tuvieron prácticamente impacto en Argentina y sus fotomontajes fueron ignorados en su época.


Entre 1952 y 1953 tomó alrededor de 1500 fotografías del paisaje urbano y las costumbres porteñas, para su libro Buenos Aires.
En 1985, debido a una dolencia ocular, abandonó la fotografía.

Ella dijo: "Una fotografía fue siempre, para mí, crear una composición con definición de cada detalle. No acepto una toma casual"                             
                                                           



2 comentarios :

  1. Una mujer y fotógrafa extraordinaria!

    ResponderEliminar
  2. Je découvre ton blog, accueilli par une superbe rose( quelle photo !) et puis cette véritable série de photos artistiques en noir et blanc, surréaliste et poétique à la fois.
    Bravo
    Amitiés,

    Roger

    ResponderEliminar